martes, septiembre 27, 2022
    Editorial: julio 2022

    Este mes hablamos de Maternar. ¿Qué significa esa palabra? Las maternidades, construidas desde una perspectiva patriarcal, están siendo cuestionadas porque la romantización de la figura de la madre abnegada sirve para ocultar la precarización brutal de los trabajos domésticos y de cuidados. ¿Qué significa criar y cuidar? ¿Cómo es la violencia obstétrica? ¿Qué pasa con las mujeres que no quieren ser madres? Aquí hablamos del embarazo, del parto, de la crianza. También hablamos del aborto y del no deseo. Hay muchas maternidades y no maternidades que contrastan con la visión hegemónica del amor incondicional, el supuesto instinto materno y la entrega total a les hijes como un destino. 

    Abrimos con un cuento de Mariana Roca que, sugerente y evocativo, nos muestra a una mujer que cuestiona su rol como madre y sus capacidades para cuidar a hija. Sofía Valenzuela habla de su experiencia de dar a luz en casa, exponiendo la medicalización de los cuerpos de las mujeres embarazadas y cómo ellas son juzgadas, atemorizadas, humilladas e incluso lastimadas física y psicológicamente en la consulta ginecológica y la sala de partos. 

    María Antonieta Mendívil hace un recorrido por los libros sobre maternidades: que parecían ausentes hace algunos años pero “hoy se recuperan, reeditan y releen.” Andrea Fuentes Silva nos platica sobre editar uno de esos libros tan necesarios sobre esta temática: “Mucha madre es abrir espacio a las preguntas que nos atraviesan a nosotras, las voces disidentes que aquí resonamos: formas textuales y visuales de interpelar al mandato; “de sustraernos al mandato”, diría Rita Segato. En los diez ensayos y un prólogo, todos ilustrados, que conforman Mucha madre, cada quien y desde muy distintas aristas lanza una bola de fuego para hacer arder las nuevas preguntas” sobre ser o no ser madre. 

    Ave Barrera se aproxima a la no maternidad en un lúcido ensayo: “Repite conmigo: la maternidad no es para todas las mujeres. Tener un útero no nos obliga a procrear, lo mismo que tener dos piernas no te obliga a ser atleta. La maternidad será deseada o no será”. Marisol Vera hace una crónica de su día a día como creadora y madre soltera: “Las madres que criamos solas recibimos muchas más agresiones cotidianas que quienes crían en compañía. Atreverse a ejercer el oficio de educar niños sin el hombre es un acto social reprobable que debe castigarse.” Y Natalia Flores Garrido denuncia que, además de las labores de cuidados y el trabajo doméstico, las madres hacen el trabajo de reproducción social: “es posible observar que la brecha, entre el tipo de vida que los ingresos familiares permitirían y el tipo de vida que realmente tuve, fue llenada por el tiempo, la energía y los esfuerzos de mi mamá”.

    Cerramos la reflexión con una reseña del poemario El cuerpo, el yo y la maternidad, publicado en esta casa editorial. Y, en Adelantos, les presentamos un fragmento de Los cuerpos que habitamos, una antología sobre el derecho a decidir. Del Archivo, recuperamos un texto sobre el duelo después de la muerte de la madre

    No queremos despedirnos  sin antes agradecer a la escritora Isabel Zapata por su noble guía en la planeación editorial de este suplemento.

    ¡Gracias por ser parte de Armas y Letras!

    ¡Nos leemos pronto! 

     

    Karen Villeda y Nohemí Zavala.

    Related Article